Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


lunes, 26 de diciembre de 2016

ETIQUETAS.





ETIQUETAS.

Ya ha pasado la Navidad, la primera de las tres sangrías económicas (quedan nochevieja y el día de los Reyes Magos) y se nos despide con la muerte en el mismo día de Navidad de George Michael quien cantaba con su grupo la popularísima canción de "Last Crhitsmas", y quien le iba a decir a él que sus últimas navidades iban a ser las de ayer.

El mensaje del rey que hay quien solo escucha para criticar que no dice lo que su ideología le gustaría. Algún otro que se olvida que al rey lo votamos los españoles en un referendum que se ve que no se quiere recordar. Otros que quieren gobernar un trozo de España ellos solos sin respetar la Ley, lo que me lleva a pensar que harían si un día ellos mandan, también lo critican.

Y en Valencia estamos gobernados por un partido que se presenta con piel de cordero pero en realidad es un lobo disfrazado. No olvidemos las correrías de sus máximos mandatarios con esteladas, apoyando actos culturales claramente definidos ajenos al sentimiento valenciano, o subvencionando a grupos y asociaciones que en cuanto pueden sacan su estelada al aire para reivindicar que formamos partes de unos paises imaginarios y por eso les gusta que se nos llame pais valenciano. No olvidemos que pais es parte de "paisos".

En esta tesitura vemos como las etiquetas son inevitables y surgen espontáneamente desde la opinión pública.

Las etiquetas que se me acusó a mi el martes de poner a cada uno de los presidentes que hablaban en la Asamblea, son las etiquetas que están en la calle y que la gente del pueblo comenta.

Sigo diciendo que mi "mayor error" es decir públicamente lo que la calle dice. Me pasaba en tiempos pasados con Félix y Lledó, y se enfadaban conmigo, me pasa ahora con Fuset y sus escuderos se me enfadan.

Y es así. Cuando en una de las primeras asambleas, un presidente doró la píldora a Fuset y lo puso por las nubes casi de forma enamorada (políticamente hablando), muchos se extrañaron de que un presidente hablara así en nombre de su comisión. Pero cuando nos enteramos de su filiación política y su trabajo en el partido, las dudas se disiparon. Lo cual, a nivel popular, dejó sin credibilidad su actuación.

La estrategia de Compromís es clara, muy clara. Y cada decisión que Fuset toma, inevitablemente pasa por el tamiz ideológico de la opinión pública pues pone en alerta al pueblo cual perro de caza que ve una pieza a batir.

Ya dije que la popularidad del partido y de Fuset entre las fallas había caído mucho. Y para ello, ahora cambia el discurso del año pasado cuando defendía que incluir los versos de Ampar Cabrera en el libro con el valenciano de la RACV era prevaricar, y este año no. Se ve que las leyes han cambiado y no nos hemos enterado.

Incluso me atrevo a pensar que dentro del partido están molestos (algo me ha llegado) por lo que está haciendo. No olvidemos que las fallas forman el mayor colectivo asociacionista de Valencia (y de España) y ya le pasó factura al PSPV en los años 80, y al PP hace tan solo dos años.

Y enfrentarse a las fallas supone una diarrea de votos difícilmente recuperable.

Y las fallas están suponiendo un muro ideológico, de momento insalvable. Y digo de momento porque intuyo (lo he visto) movimientos para intentar revertir la opinión generalizada.

Quien ha sido presidente de falla sabe como se puede hacer para ganar una votación en su falla. No es proponer las cosas, es como se proponen.

Y la falta de credibilidad de los argumentos que defendían elegir democráticamente un jurado que a su vez eligiera un poeta para los versos, llevó a la derrota por tercera vez en un año de la propuesta del presidente. Una propuesta que llevaba un claro marchamo ideológico de su partido.

Lo verdaderamente creíble es que quienes defendían que votar era un ejercicio democrático, lo hubieran pedido para todo, no solo para los versos.

Las etiquetas molestaron porque hacían perder credibilidad a los argumentos empleados. Estoy seguro.

A mi me encanta cuando me etiquetan como "blavero" si con ello me dicen que defiendo a mi Valencia y a todo el sentimiento realmente valenciano que molesta para ciertas ideologías que quieren acercarnos al norte. Entre las que se encuentra, sin duda ninguna, el partido que gobierna casi dictatorialmente Valencia con la permisividad de socialistas y podemitas.

Y puestos a etiquetar, os digo lo que veo actualmente entre los valencianos.

- BLAVEROS. (Valencia es Valencia dentro de España)
- NACIONALISTAS. (Valencia tendría que ser independiente de ninguna otra región y de España).
- CATALANISTAS. Los que suspiran por formar parte dels paisos catalans.
- ESPAÑOLISTAS. Solo existe España.
- VALENCIANOS NEUTROS. Los que pasan de todo lo anterior y se la trae sin cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada