Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


miércoles, 15 de diciembre de 2010

Otra vez el alcohol y la falta de civismo provoca un accidente, en esta ocasión con una Corte Infantil.

Desgraciadamente se está poniendo de manifiesto lo que los mayores de hace 30 años aventuraban: "Se está dejando de lado la verdadera formación humana para fomentar el egoísmo y la competitividad mal entendida".

Los valores humanos no fueron enseñados en aras de una falsa libertad después de la dictadura. El socialismo entró en España como una bocanada de aire fresco y pocos se cuestionaron que la falta de esos valores haría que las generaciones venideras que se miraban en el espejo de libertades tales como Suecia o Dinamarca, por ejemplo, no tuvieran en cuenta que viven en sociedad y solo les importaría lo que les sucede a ellos.

Está claro que la ley del péndulo ha vuelto a funcionar, y de aquella opresión sufrida se pasó a una mala entendida libertad que está dando como resultado un egoísmo y una actitudes propias de países si leyes.

Los delincuentes tienen mas derechos que las víctimas,la gente solo se preocupa de lo que le sucede a ellos y tan solo unos pocos altruistas se preocupan de las necesidades de los demás.
Si a todo esto le añadimos el desencanto de la juventud de hoy en día por la situación económica, nos encontramos con que el alcohol ha encontrado un nicho de crecimiento apoyado por campañas de las grandes empresas productoras y distribuidoras que no les importa la salud de nadie con tal de vender.

Y ese consumo está provocando que, cada vez mas, haya una degeneración de la convivencia y la falta de preocupación de lo que les suceda a los demás: riñas, peleas, comas etílicos, violencia de género, atropellar varias veces con un coche hasta causar la muerte a otra persona o, como desgraciadamente mas a menudo estamos viviendo, conductores con la tasa de alcoholemia muy por encima de lo permitido que se saltan semáforos provocando accidentes, unas veces mortales, con el resultado de indignación de la ciudadanía pero una pasividad de los poderes legislativos que no logran atajar una mala educación que han heredado de gobernantes pseudo portadores de las libertades.

Las fallas debemos de seguir guardando esos valores como históricamente lo hemos hecho y desterrar de nuestros casales y nuestras verbenas los excesos alcohólicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada