Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


viernes, 10 de febrero de 2012

"Estoy por encima de todo"

En estos días que la noticia estrella es la de un juez que ha sido destituido por prevaricar y que vemos como una parte de la sociedad jalea su inhabilitación y otra dice que no acata la sentencia tan solo porque investiga los crímenes del franquismo aunque haya cometido un delito grave como así lo prueba la sentencia, salvando las distancias, me lleva al ámbito fallero en un círculo muy reducido demostrándome que las fallas son un fiel reflejo de la sociedad, algo que llevamos comentando desde el principio.

Hay quien se cree que por los amigos que tiene, o por la situación en la que se encuentra, puede campar a sus anchas y ser "intocable" por los medios de comunicación o por la opinión pública y que esos amigos hasta ahora no le habían tocado la carita por sus desmanes y los provechos sacados de estos.

Pero sabéis que nosotros no somos de los que callamos y cuando vemos algún hecho que pensamos reprochable en su acción o en su intención, lo comentamos.

Dios nos libre de ser jueces o de decir que es lo que está bien o está mal. Lo he dicho antes, cuando pensamos que es reprochable. Es decir, cuando vemos que se aprovechan amiguismos y otras historias para sacar provecho de lo que al final debería de ser una fiesta para todos y que, lamentablemente, algunos se niegan a dejarnos vivir la fiesta en paz.

Lo malo es que los amigos de los "aprovechaos" encima le jalean cual garzoniano asilvestrado.

Y de repente aparece alguien que no busca nada de la fiesta y que el único compromiso es contar las cosas como son a costa, en varias ocasiones, de perder amistades y tampoco se casa con nadie, hace público algo que hasta ahora "los amigos" tenían bien calladito. Descubre el pastel y es cuando viene los cabreos.

¿Cabreos por qué? ¿Porque hasta ahora nadie había sido capaz de decirte: "nene que te estás pasando con ese aura de intocable que pensabas que tenías"?, y como ahora te han dado en los morros te pones a llorar como una niñata consentida a quien le han roto el juguete.

Y como pasó hace algunos meses alguien inteligente te dirá: "tio, te han pillado con el carrito de los helados", ya sabes, te han pillado, deja de hacer el tonto y déjanos a los que aún creemos en las fallas que sigamos disfrutando de ellas.

Yo sigo disfrutando de ellas y del trabajo que supone informar cada día de lo que sucede en todas ellas. Que es lo más gratificante que me puede pasar: Hablar de fallas. Y por mucho que digas seguiré hasta que yo quiera. Y en peores plazas he toreado para que intentes ahora demostrar que miento. Todo el mundo sabe que es verdad.

Nene, ¡eres tonto!. Tu mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada