Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


sábado, 16 de abril de 2011

Cuando era pequeñito me enseñaban que no debía de mentir. Que era pecado.

Ignorante y feliz infancia. Me creía todo lo que me decían y que la vida era feliz, todo el mundo era bueno.
Con el paso del tiempo he intentado seguir siendo sincero diciendo siempre la verdad.
Pero las enseñanzas que me transmitieron mis mayores se fueron diluyendo poco a poco.

Mi primera experiencia, por eso puede que sea la que mas me impactó, fue la que tuve en mi primera falla de verdad, Domingo Orozco-Bailén:

Tenía poco mas de 16 años y en una junta general de la falla me muestran unos bocetos de falla creo recordar que de León Lleó. El presidente, el gran Arnau (Q. E. P. D.) con toda ilusión me dice:
- "A ver Pepito, a ti cual te gusta más".
Con las ganas de que me fuera introduciendo en el mundo de los mayores muy loables y que siempre le agradeceré.
Yo, con la mayor ignorancia y dejándome llevar por el corazón le dije:
- Si esta falla es la que se plantó el año pasado en Na Jordana...
¡Bueno, bueno, bueno...! Que miradas entre si, que silencio entre los directivos.
Nadie se atrevió a contarme que los moldes de las fallas de Especial se utilizaban posteriormente para hacer fallas de "tercerola", como le gusta decir a mi amigo Ferrán, porque si no no se podría hacer esas fallas tan grandes. Así se rentabilizaba el coste inicial.
Los falleros de entonces posiblemente no se acordarán. Pero como muchas veces pasa con los niños y jóvenes, hay situaciones que impactan. Y esta fue una de ellas.
Desde aquel día no me atreví a discutir ni una de las decisiones que se tomaban. ¡Como lo iba a hacer si a la primera metí la pata de lleno! Tuvo que pasar mucho tiempo para volver a hablar en una junta de falla.

El tiempo va pasando. Aprendes que hay veces que si que tienes que mentir. Eso que los que quieren justificar una mentira la llaman "piadosa".

Y llego por casualidad, como muchas cosas en la vida, a la radio. Hablando del Levante.
Creo el primer programa de una hora diaria hablando solo del Levante: "Tiempo del Levante". Nombre que cogí del programa entonces de Quique Collado en la 97.7 "Tiempo de Fallas".
Empecé diciendo toda la verdad y las cosas que pensaba del Levante U. D. y eso me costó enemistad con muchos palmeros de Pedro Villarroel y con el mismo "Padrino" como lo llamaba Antonio Descalzo.
Me costó dejar de hacer el programa y que cerraran la emisora. Vueltas que da la vida, ahora en poder de Julio Insa.

Me quedé sin programa del Levante pero con la conciencia muy tranquila.

Después de este desengaño opté por dedicar mi labor radiofónica a las fallas. (Alguno cuando lea esto pensará que porque no seguí en el fútbol y dejé las fallas en paz. Seguro).

Y, con la misma vena creativa, puse en marcha una emisora fallera.
Una emisora que se dedica todo el día a las fallas y que rompe moldes, hecho aún no asumido por cierta gente.

Al principio todo era como un cuento de hadas. Bonito, que risas, que bien está todo, etc. etc.

Pero la evolución quiso que la inquietud por lo injusto me llevara a ir entrando en terrenos mas espinosos no descubiertos hasta ahora. Unos terrenos pantanosos no explorados pero fácilmente accesibles.

Si hay algo que los falleros no sabemos hacer es guardar un secreto. Y eso ha contribuido positivamente a la cantidad de información que nos llega.

Casi mil programas después puedo decir que estoy plenamente satisfecho de todos y cada uno de ellos. Con los aciertos y errores que 6.000 horas o casi 7.000 entrevistas después se puedan haber producido. Pero con  la tranquilidad de haber dicho siempre la verdad. Y ejemplos hay. Multitud.

Delegación de Medios de J. C. F., Secretario general, métodos de elección de Fallera Mayor y Cortes, jurados de falla o de cualquier otro concurso, Federación de Fallas de Especial, ciertos medios de comunicación, alguna vicepresidenta de J. C. F., algún asesor, ciertos ex-colaboradores de la emisora, etc. etc.

Con estos y con otros grupos o colectivos hemos tenido nuestros mas y nuestros menos por las verdades vertidas en los programas. Incluido el ultimo hecho como es el tema del "Lobby de influencias".

Pero, a pesar de la multitud de mentiras que algunos de ellos han dicho de nosotros y que el tiempo se ha encargado de desmentir y poner en su sitio, con casi todos mantengo una buena relación. Unas veces mas sinceras, otras veces mas interesadas pero buena al fin y al cabo.

Desde el programa Nuestras Fallas seguiremos diciendo la verdad de todo lo que nos llega. Aunque a veces nos cueste amistades o saludo. Las fallas, el mundo fallero, estoy seguro (y tachadme de pedante si quereis) ha ganado mucho sacando temas hasta ahora intocables al aire.

Pero no está hecho todo. Las cosas siguen. Las Fallas siguen. Y nosotros seguimos con la misma ilusión y esperamos que llegue las 5 de la tarde cada día para hablar de fallas en toda su extensión.

Y todo gracias a vosotros que estáis ahí todos los días escuchando. Al fin y al cabo el objetivo de estos programas.

¿Verdad?

Pepe Herrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada