Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


domingo, 2 de octubre de 2011

"Vino de Honor".

Comienza el baile. A partir de ahora, hasta fallas, los múltiples actos que se suceden a lo largo de la geografía valenciana fallera nos hacen tener que llevar un asesor de agenda.

Nuestro compromiso adquirido voluntariamente desde hace cinco años, nos lleva a asistir a todos los actos que podemos, y que nos invitan, bien sea a través de un correo, de una llamada o de la entrevista de turno que realizamos en el programa.



La coincidencia en ocasiones no nos permite estar en todo los sitios. Aunque a veces si que podemos ir al inicio de uno y al final de otro.

Y es en este final donde se da el título de esta entrada: “Vino de Honor”.

Curioso, lo que menos se bebe es vino. Cerveza, fanta, coca-cola y agua copan en un 95% la bebida de estos “vinos de honor”.

El resto ya es a voluntad de la comisión.
Una riqueza gastronómica tremenda que nos llevaría a hacer un glosario solo con lo que nos encontramos en las mesas de los casales una vez levanta el papel de mantel y nos descubre las delicias que han preparado generalmente los propios falleros.

Desde las típicas papas, cacaos y tramusos hasta platos verdaderamente de alta cocina.

Todo con el único objeto que los invitados se sientan a gusto despues de haber asistido al acto de turno.

Pero este “vino de honor” se ha convertido en algo más. El reencuentro con amigos, bien sea de la falla, del sector, agrupación, etc. donde los temas del día a día se repasan y sirve para mantener las relaciones  inter-fallas. Donde se arreglan los problemas de la fiesta, al menos en ese momento. Y donde se cultivan las amistades que luego hay quien aprovecha en mayor o menor medida para un buen fin o no tanto.

La apertura y complaciencia de la falla organizadora (u otra entidad fallera) con la que nos reciben no hace más que nos sintamos tan a gusto que cada vez que nos invitan no dudemos en adecuar nuestra agenda al acto para poder asisitir.

Es típico que lo que menos hay son gente de la propia falla, pues vemos falleras mayores y presidentes de otras fallas amigas o del sector o agrupación. Si la falla es mediática varios medios de comunicación. Si no lo es los medios que vamos a todo, incluyendo las páginas web. Depende el acto y la falla asisten la Fallera Mayor de Valencia, el presidente o los vices. Hay fallas o agrupaciones que tienen este último honor 3 o 4 veces al año, y otras que para que vengan se tienen que producir la conjunción astral propia de Leyre Pajín. Pero este es otro debate.

Lo normal es ofrecer el “Vino de Honor” al final de acto. Pero algunas veces (las menos) vemos que se ofrecen a los visitantes el ágape antes de comenzar. Tal es el caso que nos ha sucedido en la falla Sta. María Micaela durante dos años, coincidia su acto con el de Ceramista Ros (casualidades de la vida) y hemos ido a Ceramista, estado en el acto y cuando comenzaba el “Vino de Honor” nos hemos ido a Sta. María Micaela a ver su acto. Cuando hemos llegado el “Vino de Honor” había finalizado y comenzaba el acto. Pero lo importante sin duda era ese acto. No importa.

Es cierto que si quieres que tu acto de falla o entidad fallera luzca, lo mejor es ofrecer a los invitados un “Vino de Honor” siempre adecuado a tus posibilidades. En unos llegaremos a casa bien cenados. En otros será un aperitivo que hará que, cuando llegues a casa, con una fruta o un yogur te vayas a la cama cumplido. Pero siempre muy agradecidos por la atención recibida.

La estrella de cualquier acto es sin duda “El Vino de Honor”, o la comida ofrecida por las juntas locales que organizan las despedidas de las falleras mayores de la Comunidad Valenciana… hasta hoy. La Pobla de Vallbona lo tiene muy claro: el que quiera comer con todos, sea medio de comunicación, sea junta local, que pague su cubierto. ¿El precio? No lo he preguntado. Después de una semana de un sinfín de “Vinos de Honor” me apetecía comer en casa con mi familia. Es domingo.

Hasta el próximo “Vino de Honor”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada