Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


lunes, 19 de diciembre de 2011

No a la UNESCO (II Parte)


Sobre las fallas.

Uno de los temas que nos dejó entrever Jorge Guarro es el tema de que se tendría que preservar la forma de hacer las fallas como antiguamente. Con cartón y con barro.

Uno piensa que es muy bonito, pero consulto a algunos artistas falleros de forma velada, o en algún coloquio y veo como hay diferencias en algunos temas y coincidencias en otros.

Ninguno o casi ninguno de ellos saben nada. Es más la mayoría no tiene ni idea, incluso muy allegados al Gremio. Si se está trabajando este tema, ¿como es posible que nadie del mundo del artista fallero sepa nada?

La diferencia está en que me cuentan que hay una corriente entre los artistas que ven como el corcho (popularmente llamado para entendernos) ha hecho que algunos artistas que no se han adaptado al tema vean con buenos ojos cargarse esta forma de hacerlo pues ven que les han superado y que ello son se han actualizado. Otros, los que más provecho han sacado del corcho piensan que es evolución.

Entonces viendo esto, la duda está en quien está queriendo una cosa y otra.

Pero la mayor duda es como afectaría que te nombre “PCIH” al artista fallero. Porque las instituciones tendría que fomentar el preservar las técnicas que se presentaran.

Y claro, llueven las preguntas:

¿Cómo se fomentaría la preservación? ¿Subvencionando a los artistas que trabajaran con las viejas técnicas?;
¿Quién pagaría esto?; ¿El Ayuntamiento de Valencia, la Generalitat, la Diputación? ¡Si ninguno tiene un duro!
¿Qué técnicas antiguas se fomentarían?
¿De que forma?
¿Quién se encargaría de decidir a que artistas se les dice que hagan las fallas así para preservar?
¿Quién controlaría esto?
¿Frenaría la evolución de formas de hacer las fallas?
¿Se conseguiría que desapareciera el corcho para regocijo de algunos?

Mucho dinero haría falta para que todos los artistas volvieran a trabajar las técnicas antiguas. Y ese dinero hoy no existe.

Porque puestos a esto, pido que se subvencione la forma de hacer falla que se conoce casi como la mas antigua: “El cant de l’estoreta”. Pero no como lo que conocemos ahora como concurso, no. La realidad de que los niños pidan trastos viejos y así casa falla que lo haga que reciba una cantidad de la UNESCO… (Perdón, que la UNESCO no paga nada),  de la institución correspondiente.

Un gasto a cuenta de las instituciones que en estos momentos creo que no es conveniente ni plantearse ni que las propias instituciones lo hagan. Entre otras cosas porque no se ve el beneficio real para las fallas. Solo para unos cuantos.

¿Quien o quienes formarían parte del "Consejo de Sabios" de los artistas falleros? ¿Cobraría por ello? 

Muchas dudas que se presentan y que veo que, tal y como en algunos asuntos ha actuado el Gremio, poco vamos a aclarar.

Esto es lo que me llega de hasta ahora he visto. Mucho me tendrán que convencer para cambiar de idea.

Mañana otro tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada