Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


domingo, 25 de diciembre de 2011

No a la UNESCO (V parte). Conclusiones.

Conclusiones.

Durante los cuatro anteriores escritos, he estado detallando en cuatro temas diferentes que pienso que son puntales básicos en las fallas, el porque no me gusta que las fallas sean nombradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Estas son resumidas algunas de las razones:

Una complicidad extraña entre el PP y grupos como Compromís, EU, PSPV (me cuentan que quien primero habló del tema fue Joan Calabuig, pero que Rita se lo apropió). Que raro que los partidos de izquierdas apoyen iniciativas de Rita Barberá, sobre todo cuando va a costar un pico en cuestión de subvenciones. Cuando estos grupos no protestan… hay gato encerrado.

Esto serviría para colocar una serie de amigos en distintos puestos que se crearía para el seguimiento y el enlace con la UNESCO.

También supondría un gasto constante que las fallas no vemos con buenos ojos. Vemos como nos recortan las subvenciones y luego se van a gastar mucho más dinero en mantener el “estatus” de PCIH.

No es a las fallas a quien se va a nombrar como PCIH, es a ciertos elementos culturales que las rodean. Es decir, no es a la fiesta de las fallas. Hay que “ocultar” la cremá y la ofrenda.

No ha calado en el pueblo llano. Nuestra percepción es que solo interesa de forma muy interesada a ciertos círculos que casualmente son de ideología muy determinada. El resto como que nos da igual. No nos beneficia en nada de nada. Al contrario, nos puede causar más perjuicio que bien.

Aunque permita la evolución, ésta se vería bastante oprimida, pues los que defienden temas tradicionales lo utilizarían para intentar imponer interesadamente sus trabajos basados en estas técnicas utilizando para ello relaciones personales a alto nivel en la ciudad como hemos podido ver y escuchar en los últimos días.

Ahora las fallas se verían internacionalmente por lo que se dijera desde la necesaria creada Cátedra de Etnología en la Universidad de Valencia y los grupos que están trabajando de forma muy interesada en ello. Siendo los que darían obligatoriamente y subvencionadamente la imagen de estos “elementos culturales”. Perderíamos la posibilidad de ser internacionalmente lo que nosotros queramos para pasar a ser como ellos quieran.

La Junta Central Fallera también sería “cómplice” de esta situación, pues visto lo que hemos visto hasta ahora por parte de Paco Lledó, dudo que se consultase a las fallas las decisiones a tomar.

Las fallas no estamos teniendo ni voz ni voto. Se está trabajando por decreto (ordeno y mando) sin poder tomar decisiones sobre los temas que están tratando. Sobre todo viendo que son “gurús” de cada ramo los que aconsejan y los que deciden sin que el pueblo llano pueda decir nada.

El idioma valenciano auténtico de calle se vería perjudicado claramente y sería el oficial (el de la AVL) el que primaría y sería el único representante. El valenciano de la RACV no existiría para nada. Por mucho que me digan, viendo quienes están a muerte con el proyecto, no me cabe ninguna duda.

No se aclara cuanto costaría a partir de ahora el nombramiento, ni quien, o quienes lo pagarían. Con los recortes que estamos viendo que se están haciendo, no cuadraría. Y en este caso ningún partido de la oposición protesta. ¿Qué extraño, no?

Podría seguir. Son muchos temas. Pero  el resumen es muy claro. Ya lo he dicho arriba pero lo dejo en dos frases:

Hay mucho interés sospechoso por algunos y una dejadez y pasotismo por parte de casi todos.
No sabemos nada del beneficio y si del perjuicio. Pero éste último nadie lo saca y se oculta. ¿Por qué?

Esto es lo que me llega de lo que hasta ahora he visto. Mucho me tendrán que convencer para cambiar mi opinión.

Peo que nadie dude que si me demuestran que es un bien colectivo seré el primero que lo apoye a muerte. Hoy por hoy no.

Si tengo más información la contaré en sucesivos escritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada