Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


lunes, 1 de octubre de 2012

Trilogía peinetera. Tres opiniones sobre "peinetas".

Trilogia peinetera (I) “Padres de cortes infantiles” 

Es vox populi que este año que termina ha habido un fraccionamiento entre los padres de la corte infantil. Es algo que se comenta en todos los corrillos y se dice incluso que ha habido algo más que palabras.

No voy a entrar en esto, pero si que quiero entrar en el hecho que pienso que hay que hablar públicamente de esto y no es otra cosa que los “padres” en general.

Me da igual las razones. Pero hay algo que está por encima de las razones bajo mi punto de vista, y es que es un año para que las niñas disfruten de tener el privilegio de representar a los falleros infantiles de Valencia. Y eso es algo que a veces se les olvida a algún padre o alguna madre.

Una niña corte infantil es un sueño para cualquier niña y para muchos padres. Una vez se ha llegado a esta situación no hay que olvidar nunca el objetivo final que no es otro que las niñas tengan un año inolvidable como puede ser el día de su comunión pero durante todo un ejercicio fallero. Pues igual que para ese día se hace lo que haga falta para que la niña disfrute, pienso que igual hay que hacerlo en el año que la niña es corte infantil.

Afortunadamente lo general es esto. Pero parece que este año no ha sido así del todo. Por eso pido a los padres que acaban de entrar de forma humilde y por el bien de sus hijas, que entiendan lo que estoy diciendo. Que tengan presente todo el año que las “princesas” son ellas, que las que tienen que disfrutar y pasarlo bien fuera de “malos rollos” son las niñas. Que tienen que hacer un caparazón para que las niñas no vean nada extraño ajeno a lo que de verdad les ha llevado a ese puesto, ser corte de honor infantil.

Sé que esto no es exclusiva de las madres y los padres de las cortes (generalmente más de las madres) porque también se ven alguna de estas cosas entre las madres de las falleras mayores infantiles de los sectores o agrupaciones (ahora también alguna federación) que todo el año preparan actividades conjuntas durante el año del reinado de sus hijas. Incluso a veces dentro de las mismas comisiones. Pero como siempre digo esto es normal en cualquier grupo humano de cualquier naturaleza.

Por eso mi invitación a los “nuevos padres” de las cortes infantiles para que convivan todo el año en armonía para que las niñas puedan pasar un año inolvidable todas ellas incluso con la que resulte fallera mayor infantil. Que este tema es otro cantar que quiero comentar en el segundo escrito de esta “trilogía peinetera”. Os conozco a varias de vosotras y sé que vais a responder de maravilla.



Trilogía peinetera (II) “Mi hija no ha sido elegida”

Es un hecho que se repite año tras año en las cortes, tanto mayores como infantiles.

Y es que todos los años hay varias “aspirantes” (sería absurdo reconocer que todas optan a ser fallera mayor, esto ni ha sido así, ni será así con este sistema de elección de corte, para muchas el ser corte ha colmado sus aspiraciones) que pretenden ser fallera mayor y que luego, el día de la llamada de la alcaldesa, se llevan el chasco de su vida. Pero es que fallera mayor solo hay una. Y esa noche, recién conocida la decepción, tienen que ir a casa de la que ha sido elegida y mostrar la mejor de sus sonrisas.

Pero esto no es lo peor. Aún siendo duro de aceptar en minutos que no te ha llamado Rita y encima tener que salir sonriendo en las fotos, es más duro aceptar día tras día que no eres la fallera mayor y que te vas a quedar en un segundo plano, siendo “una rival” la que te ha ganado. Y digo bien rival porque luego será más o menos amiga, pero ese día eres rival porque has estado varios días atrás tratando de convencer a un jurado que tú eres merecedora de ese puesto que se lo han adjudicado a otra.

Y si esto es difícil de mantener y en la mayor parte de los casos se consigue, hay que tener en cuenta las madres de las infantiles. Esto es otro cantar.

Nunca había escrito de esto, pero este año es bastante conocido lo que ha continuación voy a comentar.

Como todos los ejercicios, siempre hay varias candidatas. Pero este año se habla en muchos círculos de cuatro o cinco candidatas infantiles firmes con algo más que posibilidades. No diré que es cierto o no, pero digo que es lo que se comenta. Vamos como aquello de “¿preguntar es ofender…?” pues eso, no digo que sea, digo que se comenta.

Entonces es cuando me pregunto ¿Qué pasará con las que no resulten elegidas? Si hay varias niñas que pueden ser ¿Cómo encajarán las que no salgan el no ser la máxima representante? O mejor pregunto, ¿Cómo encajarán los padres que la niña no sea FMIV-13?

Si, como se comenta popularmente, varios mueven o pueden mover hilos para que así sea y luego no sale ¿Qué? ¿Qué hacemos? Difícil respuesta.

No es la primera vez que se comenta que ante esta situación sale una “tapada” y así todas fuera, vamos que ante la duda, la mas peluda. Es decir, ni una ni otra, la que nadie se esperaba. Eso cuentan que pasó el año pasado con las mayores, ante la posibilidad de una terna “fallera mayoriles” salió en las mayores alguien con quien nadie contaba. Así ni una ni otra ni otra. Repito, es algo que se cuenta. Yo no puedo certificar. Pero “cuando el río suena…”

A lo mejor habría que modificar algo y ese tópico totalmente falso e inexacto de “hay que sacar a 13 falleras mayores” tendríamos que reconsiderarlo. Ningún grupo humano tiene varios líderes, incluso en el reino animal en general la naturaleza hace que solo haya un líder.

Pero sacar una de trece y luego dejar a las otras doce de corte sin ser las máximas representantes puede resultar contraproducente.

Aquí es donde entra la concienciación de Junta y el trabajo para que los padres entiendan que estar ahí es algo que suspiran muchas chicas y niñas pero que solo son 13 las que llegan a esa meta. Y eso es algo que desde aquí invito a todas las candidatas a falleras mayores de Valencia para que entiendan que solo va a salir una. ¿Qué es obvio? Si, pero nunca está de más recordarlo.

Por todo esto quiero felicitar a las que han salido porque están en un grupo para el que se presentaron más de 300 y solo han llegado ellas. Y que lo disfruten porque tendrán toda nuestra admiración y protección como sucedió en el balcón del Ayuntamiento en marzo con esta corte que se nos acaba de despedir. Y a los padres que disfruten de ello. Todas se lo merecen, vosotros, papis también, sean o no FM. ¡Enhorabuena!



Trilogía peinetera (III) “Peineteros Vs. Monumentalistas”

El pasado viernes, en el programa que hicimos en directo en Nuestras Fallas, Moisés Domínguez habló de un tema que llevo tiempo pensando y que aprovecho las palabras con mucha más experiencia de Moisés para comentar esto.

Y no es otra cosa que una reciente corriente anti-peinetera de algunos amantes de los “monumentos” que tratan de recordar permanentemente que “sin falla no hay fiesta” y con sus palabras parece que están intentando provocar un sentimiento de culpa al que sigue a los “peineteros” y no sigue a los “monumentalistas”. Algo que hay que intentar ubicar en su correcta posición, bajo mi punto de vista. Y os cuento.

Es totalmente cierto que el tema peinetero se fomenta a partir de los años 40 cuando las fallas tienen más de 160 años documentadas, hecho que nos hace pensar que llevan mucho más tiempo plantándose en sus diversas formas originarias.

También es cierto que el “boom” peinetero va evolucionando conforme se va mejorando la situación social en España a partir de los años 80. Siendo en los 90 y en la década anterior de los 2000 cuando más se habla de esto.

Pero es en los últimos años, incluso meses, cuando vemos como se habla por parte de algunos monumentalistas con acento despectivo de los peineteros.

Y estoy de acuerdo con Moisés que, tal y como está hoy en día el asunto, son dos temas que tienen que convivir necesariamente. Seguro que sin ese “boom” peinetero con sus consecuencias de indumentaristas, actos como preselecciones y demás aledaños, no había tanta gente apuntada en las fallas.

Se ha conformado un bloque compacto donde cada uno le gusta lo que le gusta y como es un todo, criticar algo de ese todo pienso que es erróneo. Hoy en día es tan importante una cosa como la otra. y es algo que se tiene que tener en cuenta a la hora de algún comentario de desprestigio para la gente “peinetera”, pues con sus cuotas se consigue dinero para plantar las fallas que se plantan.

Es decir, es un todo, y es necesario lo uno para lo otro. Y al fin y al cabo la fiesta es lo que quieren los que la pagan, que no son otros que los falleros, por mucho que se diga desde algún ámbito “monumentalista” o desde la mismísima presidencia de la Generaltat Valenciana.

Yo, humildemente, desde este blog pediría a los que se consideran “malalts de falles” que cuando hablen del tema “peinetas” tengan en cuenta que para bien o para mal (es la realidad) las peinetas atraen mucho más a la gente fallera que el tema de artistas y fallas (monumentos) que parece algo mas sectorizado. Eso si, sin olvidar que si algo distingue esta fiesta de cualquier otra del mundo, es que se planta una falla y esto no lo debemos de dejar nunca de lado. Como también debemos de invitar a respetar a todos los aspectos, ámbitos y submundos que se han creado alrededor de las fallas, que dada la variedad de la gente que compone el universo fallero, es múltiple, como puede ser teatro, play-back, poetas, etc.

La riqueza de esta fiesta es el aumento de estos submundos. Y no hay que criticar nada, la gente al final le gusta lo que le gusta. Y a veces para que guste algo hay que enseñarlo sin olvidar las preferencias del que se le está enseñando.

Vamos, que para vestir a uno no hay que desnudar a otro, que al final puede provocar un efecto contrario.

Como siempre digo, espero que se entiendan estos tres comentarios, pero si alguien tiene alguna duda sabe que me tiene a su disposición para hablarlo y dialogarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada