Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


martes, 18 de diciembre de 2012

Asamblea de presidentes. El silencio de los corderos.



Mucho se habla de la “cabotá” que supone ir a las asambleas de presidente de Junta Central Fallera. Es algo que está en boca de todos constantemente. Pero pocos son los que hablan, y si lo hacen pueden verse revolcados como hemos visto en varias asambleas durante el último año.

Algo debería de cambiar. Y es un aviso a navegantes para los presidentes.
Paco Lledó, y no me cansaré de decirlo, es un gestor de la voluntad de los presidentes de falla que se dan cita en el Ayuntamiento de Valencia, y como tal tiene que tratarlos. Esta voluntad a su vez emana de la voluntad de los falleros que facultan a su presidente de falla para que lleve su opinión, la de toda la comisión, a la asamblea.

Cuando Paco Lledó corta a un presidente o le deja en evidencia aprovechando un mayor dominio de la situación pública, tiene que recordar que corta a todos los falleros que este presidente representa y no debería de hacer lo que a veces hace.

Aunque toda la culpa no la tiene él, Paco Lledó. Si la primera vez que un presidente es ridiculizado o “desmontado” por la mesa, o un presidente de una comisión es tratado de mangoneante públicamente por un delegado de sector, si la primera que vez que ocurriera esto alguien se levantara y le dijera al presidente que esas no son formas, Paco Lledó se daría cuenta que está ante un foro que se merece todo el respeto del mundo, un foro donde todos los presentes pueden y deben de dar su opinión aunque no sea favorable al presidente e impedir que se les deje con la palabra en la boca cuando se vea acorralado, si esto hubiera ocurrido y algún presidente hubiera reprochado esta actitud, no volvería a suceder. Pero no ha sido así y habéis permitido que compañeros presidentes vuestros sean puestos en evidencia públicamente.

Pero también es cierto que esta parte de culpa de los presidentes de falla viene agrandada por el “miedo escénico” que supone hablar en público máxime cuando se está en peligro de ser abucheado por cualquier tontería o fallo que se pueda tener.

Los presidentes de falla, por naturaleza, deberíais de apoyar incondicionalmente a cualquier presidente o representante de una falla que hable aunque no estéis de acuerdo. Porque, aunque no os guste lo que dice, debéis de defender a muerte su derecho a decirlo. Y hoy en día esto no es así. Si se rompiera esa barrera se evitarían hechos lamentables como los que hemos vivido en las pasadas asambleas.

Tenéis la fuerza del Reglamento y la debéis de utilizar en provecho y bienestar de todas las fallas. Y el órgano máximo de las fallas en Junta Central Fallera, es la Asamblea de Presidentes a la cual os debéis. Pero os tenéis que respetar entre todos y apoyar lo que digáis sin fisuras. Solo así se os respetará y se os tendrá en cuenta a la hora de tomar decisiones desde la mesa.

Paco Lledó es, y puede seguir siendo, un gran presidente de JCF, solo tiene que limar ciertos detalles que se generan de lo que he comentado. Pero esta labor también es vuestra. No me vale que os lamentéis de “pegar la cabotá” y luego no hacer nada por evitarla. Herramientas tenéis. Mi apoyo también.

Hoy martes tenéis asamblea. Espero que todo transcurra con normalidad.
Mañana os lo contaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada