Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


lunes, 12 de marzo de 2012

El Ying y el Yang político-fallero.


Tras los últimos acontecimientos y viendo que la mayoría de consejos escolares que han tomado la decisión de que los días 15 y 16 de marzo haya clases, sin importarles perder horas de clase por mil manifestaciones, pero si por las fallas (llegando algun profesos a poner exámenes los días 15 o 20 de marzo) son con un predominante de izquierdas, no me resisto a comentar esto.

El ying y el yang, figura que ilustra este comentario, nos dice que en todo orden de la vida hay una parte de lo opuesto. Por ejemplo: en todo ser masculino hay parte de femenino y en todo ser femenino hay parte de masculino.

Eso pasa con la política y las fallas. Y me explico. De todos es conocido que los mayores detractores de las fallas son grupos de izquierda y/o progresistas que consideran a las fallas tal y como las conocemos ahora como trasnochadas, rancias, franquistas y otras lindezas que hemos podido leer estos días.

Es cierto que en esta izquierda hay gente que es fallera y que las defiende. Pero es el punto blanco del negro de yang. Es decir, la mayoría de izquierda progre (se considera progre hablar normalizado, ser separatista/catalanista, etc.) no le gusta las fallas porque consideran que se han anclado en el pasado.

Los profesores con esta ideología (que son demasiados, os lo aseguro), no les importa perder horas de clases con fiestas de halloween, carnaval u otras historias importadas, pero les duele que se paren las clases en fallas. Se les ve demasiado el plumero.

Así vemos como, por ejemplo, en Burjassot, los días 15 y 16 de marzo hay clases. Otra cosa es que mis hijos vayan. Ya les firmaré lo que haga falta para que no se considere ausencia.

Y si alguien me reprocha esto, les diré que sigo el ejemplo de mi alcalde (Jordi Sebastiá) quien quiere que Burjassot sea ejemplo de desobediencia a las órdenes del Gobierno de España porque son contrarias a su ideología. Pues Sr. Sebastiá, yo hago lo mismo porque me parece una daño tremendo el que Vd. hace a las fallas alentando estas decisiones. Ya sé que no le gustan las fallas. Tal vez sea porque no se plantan en Cataluña. Que las costumbres y cultura que viene de allí hace que a Vd. se le caiga la baba y vaya a recoger premios. Pero como alcalde debía de respetarlas mas y apoyarlas totalmente.

A veces veo que el blanco del yang es algo gris, habida cuenta de ver como ciertas entidades como la Asociación de Estudis Fallers les gustaría que fueran las fallas. Es decir, progres y que no tengan nada que ver con lo que son en la actualidad.

Pero bueno, algo es algo.

Y del negro del ying puede decir que son estos finos o pijos de derechas que ven la fiesta “un cúmulo de gente y mucho ruido y calles cortadas” que se van a esquiar o fuera de Valencia. Estos por lo menos no molestan y nos dejan vivir la fiesta a nuestro aire.

El ying y el yang fallero. ¿Qué le vamos a hacer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada