Bienvenido al blog de Nuestras Fallas.


jueves, 15 de septiembre de 2016

LA PUERTA DE LOS DESENCANTOS. 118.


Ha sonado el último nombre de las 26 elegidas.
Son 118 falleras las que están dentro del espacio habilitado para la espera que no van a salir.
Pasan de las doce de la noche unos minutos y los sueños forjados desde aquella noche mágica en julio se han desvanecido en estos últimos minutos en los que no se ha escuchado su nombre.

- Ya lo sabía. Solo han salido las que tienen contactos.
- Era muy difícil. Todas no podemos salir.
- No sé que habrá visto el jurado en algunas de esas que no tenga yo.
- No he salido, pero mi infantil si. Estoy contenta.
- Tanto para esto. Bueno, por lo menos he disfrutado estos días.
- Menos mal. Hubiera tenido que hablar con la empresa...

Mil frases mas se repiten año tras año en las 118 que quedan.
Pero viene lo peor.

Tras las luces del pabellón, la música, los aplausos, las sonrisas llenas de ilusión y esperanza de los falleros de tu falla, tus amigos y sobre todo tu familia, llega el momento de abrir los ojos a la realidad.

Sales del local habilitado y has dejado de ser una candidata. Ya no eres nada. Ya no aspiras a nada mas que seguir siendo fallera.
Algunas muy privilegiadas con el destino pueden volver a repetir la experiencia en algunos años.

Pero tienes que salir.
Esa puerta que te recibió durante la tarde con varios miembros de JCF con unas carpetas tomando nota de tu nombre y número con la mochila cargada de sensaciones, ahora está vacía.
Solo unos cuantos de estos miembros están pendientes, lo que pueden, de las niñas sobre todo pero sin comprobar que las niñas se las llevan sus padres, solo las sacan y poco más.

Te queda una sensación de que ya molestas. No has salido de la corte y tu papel ha terminado. Son muchas horas los que los buenos de Junta llevan ahí y toca empezar a recoger y descansar.

Y tu te ves como nadie te hace caso. Solo tu familia y algún fallero perdido que bajan a recibirte.

Unas compañeras salen con los ojos llorosos, otras con una cara de circunstancia, otras con la sonrisa forzada, algún miembro del jurado llorando y solo él sabe por qué...

Es el ritual que todos los años se repite bajo la puerta de los desencantos que se cierra con la salida de la última candidata no elegida y que se volverá a abrir dentro de un año para iniciar el ciclo.

Hace un año se cerró. El sábado 24 de septiembre se volverá a abrir.

Pido cariño, respeto y cuidado con las que al día siguiente no saldrán en periódicos ni esta noche en las redes sociales ni páginas web. Ellas han formado parte vital del espectáculo que se acaba de cerrar con el himno y con la entrada de la corte y FM del año pasado que les entregan la famosa bolsita y una "L" de novatas dándoles la bienvenida a las nuevas princesas.

Sin ellas no sería posible el encanto que se ha desarrollado durante esta tarde noche.

Chicas, niñas, a 118 de vosotras, la puerta del desencanto os espera.
Pero no desfallezcáis. Vuestro sentimiento fallero tiene que volver a estar intacto en breve.

A todas, gracias por vuestra simpatía y cercanía que he vivido en las entrevistas.

¡Ah! ¿Los jurados?

Bueno, han elegido las que ellos han considerado. No hay normas. Todas han sido bien elegidas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada